martes, mayo 23, 2006

C´est la vie!


Fin de semana, 11 de la noche. Un parque en semi oscuridad, un carro estacionado. X y yo en el interior del vehículo y la atmósfera perfecta para hacer algo más que conversar del clima. Una mirada complice, y ya estábamos en un beso de aquellos que te dejan desarmada y con la sensación de no tener huesos. Otra mirada complice más y asientos reclinables activados y listos para recibir a un par de entusiastas. Una mirada asustada al escuchar a una sirena a lo lejos, falsa alarma. La batalla al interior del carro estacionado se prolonga deliciosamente y las ventanas completamente empañadas no dan lugar a tener sangre en la cara por la presencia de algún eventual transeúnte que sale a pasear al perro y que puede intuir lo que está sucediendo al interior de ese carro estacionado. Más besos que sabes te dejarán con un fabuloso dolor de mandíbula al dia siguiente y la situación pasa al siguiente nivel. Mi mano se desliza hacia el Sur de X y vislumbra, prometedora, la herramienta perfecta para dar el siguiente paso. No podía quitarme de la mente lo que X siempre me dijo: "17 cm. mínimo, ninguna queja, ya vas a ver".
Paréntesis aclaratorio e ilustrativo para el desenlace de la historia: desde que conozco a X, he tenido ganas de saltarle encima. Desde que X me conoce, ha tenido la misma idea. Y desde que X y yo hemos tocado el tema XXX, siempre me ha resaltado hasta el cansancio sus excelentes cualidades amatorias y las bondades de su "instrumento" (en cuanto a tamaño, potencia y durabilidad/resistencia lo que en términos de mi adorado Marco Aurelio Denegri, lo hacen todo un "coitotécnico"), de manera que desde hace algún tiempo tenía guardada en mi una curiosidad casi infantil por comprobar tanta belleza. Por suerte, ya me he topado con algunos buenos ejemplares anteriormente, pero tenía que conocer a éste en particular porque había tenido un publicista excelente. ¿Sería verdad tanta maravilla?. Cierre de paréntesis aclaratorio e ilustrativo.
Mi mano sintió la masculinidad de X y por un instante pensé "qué modesto fuiste, ahora como voy a hacer para manejar a semejante animal" mientras que X, apurado, abría el cierre de su pantalón. La poca luz no me dejaba ver claramente a lo que me enfrentaba pero mis manos serían la mejor guía. Y finalmente al sentirlo, recordé el famoso dicho que sabiamente nos dicen nuestras abuelitas: las apariencias engañan. Y vaya si me engañaron. Mi estimado X, besas como los dioses y temo que mi labio inferior nunca vuelva a sentirse como se sintió contigo. Pero no mientas papito, no mientas! A las justas fueron 12 cms. de poca potencia y casi ninguna resistencia. Estimados hombres, no mientan y hablen con orgullo de sus 10 cms. que a las mujeres (por lo general) no nos interesa el tamaño. Pero si comienzan causando expectativa tarde o temprano serán descubiertos. Obviamente no hice mención alguna a X acerca de a dónde se fueron los 5 cm. que faltaron y creo haber disimulado muy bien mi cara de decepción. Pero si alguna vez lees esto, mi estimado X... ya sabes porqué desaparecí después. Y no fue por no haber podido disculparte la "pequeñez"... sino porque hombre mentiroso no tiene segunda oportunidad.
Imágen www.art.com

¡Vota por La Marinovia!

martes, mayo 16, 2006

Tipos de hombres según el Kamasutra

El Kamasutra distingue tres tipos de hombres (y de mujeres también) según el tamaño de sus órganos sexuales. Las medidas corresponden a las utilizadas en los tiempos en los que se escribieron estos libros. Obviamente, no se les debe tomar como un un estudio de psicología a través del tamaño del pene, sino más bien, como uno de los primeros estudios de sexología. Y no deja de ser interesante, aún hoy en día.

Según el Kamasutra, el hombre se clasifica según el tamaño de su "lingam" o pene:

El Hombre-liebre posee un "lingam" que en erección sobrepasa los seis dedos. De él se dice que es un hombre bajo, pero de cuerpo proporcionado. Sus manos, rodillas, pies y muslos son pequeños. Tiene la cara redonda, los dientes pequeños y finos, el cabello sedoso y sus ojos son grandes y bien abiertos. Posee un carácter tranquilo, practica el bien como virtud y ambiciona la fama, aunque su apariencia es humilde. Se muestra parco en el comer y es moderado en sus deseos carnales.

El Hombre-toro posee un "lingam" de nueve dedos de longitud en erección. Su cuerpo es robusto y recio, de pecho amplio, vientre duro. Posee una frente ancha y unos ojos grandes. Su temperamento es violento, inquieto e irascible.

El Hombre-caballo tiene un "lingam" de doce dedos de longitud en erección. Es un hombre alto, pero no obeso. Prefiere las mujeres robustas y grandes. Posee un cuerpo duro, el pecho ancho y musculoso. Sus dientes, cuello y orejas son largas, al igual que sus manos y dedos. Su pelo es grueso, la mirada fija y dura y tiene una voz profunda. Su espíritu es audaz, pasional, ambicioso, perezoso y dormilón.

Para cada tipo de hombre corresponde un tipo ideal de mujer, pero eso será materia de otro post, y por tratarse de mujeres, no sé si corresponda o no ponerla en este blog...
______________

(NOTA: resumido de: http://www.acropolix.com/Pareja/par_kamasutra_I.htm)

¡Vota por La Marinovia!

martes, mayo 09, 2006

¿¿¿Negro por-venir??? Ni-ca_aaaaando!!!

Esta es la historia de una línea vertical dibujada en mi pared con tiza blanca (las del tigre son más notorias), de un polvo de la vida, uno más de ésos q nunca faltan y casi sobran aunque su orgullo no lo quiera aceptar: haría cualquier cosa para negarlo. Conocí a este sujeto, diremos Pedro de Los Palitos en honor a algo, en casa de una amiga en el cumpleaños de su ex marinovio. Dada la circunstancia, las reuniones de 4 se dieron como una vez a la semana por el mes siguiente. En el camino hubo chapes y apachurres, matizados con una q otra escena dramona de su parte, pretendiendo necesitar alguien q le cure heridas del pasado. Llorar sobre mis hombros fue el colmo, pero en fin me lo tomé muy fresh pues no pretendía nada en serio con él.

No sé qué quería Pedro de Los Palitos (El Negro cariñosamente apodado por sus amigos), pues su cortejo era intenso, pero (típico hombre de estos lares) poco después desapareció. Mi alivio tampoco fue inmenso, todo transcurría en una llanura muy agradable, se ponía cómodo el darle espacio a su vaivén, pues no me pesaba, era un contacto de baja intensidad y mediana duración sin más. Unos meses más tarde en un reencuentro que él preparó a propósito de mi mudanza, finalmente rebasamos el límite de los apachurres y nos derramamos sobre mi cama. Tampoco fue espectacular pero pasó. Matizaba sus apariciones con mentirijillas que sólo él se tragaba, coqueteos finos, bravuconadas, y otra jungla de conductas por demás contradictorias, pero siempre de baja intensidad, así q no hay lío.

¿Por qué entonces dedicarle un post? Ahora viene el qué. Tras mi viaje al exterior, nos escribimos un par de veces, hablamos por fono un par más cuando le pedí me dé una mano con cierto trámite profesional, y a mi regreso al país nos reencontramos. Un par de tragos, chape y apachurre frente a la misma pareja que nos presentó. Llegó el año nuevo e hice mis planes sin incluirlo, me reuní con esa pareja de amigos, y de pronto apareció. Yo me iba minutos después a otra fiesta, me acompañó a tomar el taxi muy gentleman, pero de pronto se zampó a mi fiesta, a mí me daba lo mismo, total así estaba más protegida con tremendo guardaespaldas. Esta vez mis amigos lo apodaron: EL PIRATA DEL CARIBE debido a su apariencia, que tampoco estaba mal, pero en su estilo: sin sobresaltos. La fiesta entró en muere, nos fuimos, en el camino a casa debo reconocer que se comportó como todo un Dick Watson, así que media vuelta enrumbamos a un telo .

Al llegar comenzó con una perorata de que “Quiero q sepas q tu aire de suficiencia es la razón por la que no te tengo como pareja, no sé por qué te crees superior y eso mata la posibilidad de algo entre nosotros!!!” Esquius mi? La perorata continuó por 5 minutos incluyendo testimonios y evidencias; bueno la hora se iba y aún no pasaba nada, así que con mucha suficiencia tomé al toro por las astas y le dije "Pedro de Los Palitos, no hemos venido a discutir por qué no somos pareja, me tiene sin el más mínimo cuidado q seamos pareja o no y tus razones; hemos venido a hacer algo, así que o lo hacemos y nos vamos sonrientes, o no lo hacemos y nos vamos ya, pero sin discursitos”. Supongo q mi “aire de suficiencia” fue toda una ventisca tropical pues Pedro y su Palito de inmediato cumplieron con el cometido de la reunión, fiel a su estilo: sin sobresaltos.

Luego de ello comencé yo a responder a la perorata, turno de Cupcake: rostro risueño, mirada pícara, posición decúbito ventral, piernas cruzadas, manos tras la nuca, relajadaaaaaza, dije así “¿de dónde me sacas ese discursito, recontra fuera de lugar por cierto, Pedro?, ¿acaso pasó por tu mente la peregrina idea de que yo quiero algo en serio… contigo (jajajaja risa cachosa)?? … o sea YOOO!! Miki, Yoko, Johnny, Myriam…. YOOOOO!!! CONTIIIIGOOOO???? (jajaja, risa cachosa otra vez). Si no te gusta mi aire de suficiencia lo entiendo, no está allí para que te guste, sino al contrario para ahuyentarte de acá, porque como podrías de repente sospechar, esto es un episodio fortuito”. Su respuesta fue un silencio, como siempre sin sobresaltos, pero de pronto vi su rostro perdiendo el color que le ganó la chapa de Negro. Miró a todos lados menos a mis ojos, en fin, no le gustó lo que le dije y no supo qué contestar, y añadí “si pensaste afectarme y verme nerviosa, sorry loco na-que-ver”. Bien dicho sea que “QUIEN CALLA OTORGA”: se quedó más mudo y paralizado que antes.

REFLEXIÓN: Es cierto que la treta sucia de echarme la culpa de sus decisiones o indecisiones es bien maricona, peor aún agarrándose de algún defecto (como si no fuese humana imperfecta), y queriendo aturdirme con una falsa mención a mis amigos; pero el punto que él no captaba es que no cabía su discurso, yo no tenía interés de algo en serio. Acéptalo Pedro, fuiste sólo un polvo de la vida, repetido dos veces por tu buena suerte de tener amigos en común conmigo. Y si te disgusta mi “aire de suficiencia”, qué gracioso que sea desde ahí que te sacudí.

Han pasado siete años exactamente desde que te conocí, ya es tiempo de que te exorcise, pero eso sí, SIN SOBRESALTOS, hahaha.

¡Vota por La Marinovia!

martes, mayo 02, 2006

Clasificación de Hombres (II)

Aquí va la segunda parte de la clasificación de hombres: esta vez tomando como “marco teórico” a la informática. No se olviden que todo está en clave de humor... y de mucho cariño también.

Tipos de Hombres.

Hombre Internet: de difícil acceso.

Hombre Servidor: Siempre está ocupado cuando tú lo necesitas.

Hombre Windows: Sabes que no sirve, pero es un mal necesario.

Hombre Powerpoint: Solamente Bill Gates tiene la paciencia para aguantarlo por más de ½ hora

Hombre Excel: Dicen que hace muchas cosas, pero tú tan sólo lo utilizas para las cuatro operaciones básicas.

Hombre Word: Tiene siempre una sorpresa reservada para ti, y no existe nadie en el mundo que lo comprenda totalmente.

Hombre D.O.S.: Todas lo pidieron algún día, pero nadie lo quiere ahora.

Hombre Backup: Tú crees que tiene lo suficiente, pero a la hora de "vamos a ver", le falta algo.

Hombre Scandisk: Sabemos que es bueno y que solo quiere ayudar, pero en el fondo nadie sabe lo que realmente está haciendo.

Hombre Salvapantallas: No sirve para nada, pero te divierte.

Hombre Paintbrush
: Puro adornito y nada de sustancia.

Hombre RAM:
Aquel que olvida todo apenas se desconecta.

Hombre Hard Disk: Se acuerda de todo, todo el tiempo.

Hombre Mouse:
Funciona sólo cuando es arrastrado sin miramientos.

Hombre Multimedia: hace que todo, ¡todo! parezca bonito.

Hombre Usuario:
No hace nada bien y pide más de lo que ofrece.

Hombre e-mail:
De cada diez cosas que informa, ocho son tonterías.

Hombre Virus (u hombre Trojan): También conocido como marinovio molesto (o hasta problemático), se instala cuando una menos lo espera y va apoderándose de todos tus espacios vitales. Al intentar desinstalarlo, se pierden algunas cosas, pero si no se lo desaloja el peligro es grande.

¡Vota por La Marinovia!